12/6/07

Estados internos I

La mantis orquidea, la flor.

Estos días de sueño, que tientan mis miedos deformandome en fragmentos, he visto los mundos chocar sobre mi cielo, descendiente de indigenas y nativos. Esta flora que celebra mi venida, estos antiguos hombres que me rodean, todo esta concluyendo dentro mio, tras mis túnicas de seda. De a poco, y mansamente, como una culebra entrando a la tierra, me acerco al sendero último donde los torbellinos tienen un solo final. El Norte que me propone como su habitante se encierra dentro de la luz, y esta luminaria, que claridad otorgara a mis ojos, es mas poderosa que la muerte; el ciclo de la vida esta viviendo en mi; estoy muriendo; estoy permaneciendo. Porque cada segundo de duda, es un segundo mas que me acerca a la verdad; entre calles y olores, entre películas y primerizas invenciones, estoy permaneciendo, y mi partida aunque mágica parecerá eterna, una vez que entre los vivos, muerto espere mi segunda encomienda. Soy un capullo, lleno de colores, y la verdad alada esta cerca, soy víctima de la ninfa y mi metamorfosis completa, en un futuro cercano y próximo se revelara como la insignia mental que se esconde detrás del tercer ojo.

Estoy enseñando las manos desnudas para proveerme del agua, estoy desafiando a la naturaleza, estoy despojándome de todo lo que no es claro, para que la confusión se pierda. Y algunos que en mi tierra se acercaron a mi morada y me conocieron, de súbito entendieron mi necedad ante la vida. Preparados fueron hasta el momento de la función. Donde el color oculto de la hoja, que el sol nos presenta con su luz engañosa, emergerá. Nuestro ojo sale de las tinieblas, la tiniebla de la electricidad y el magnetismo; del hombre en la luna.

Algo expande mis alveolos, algo me hurga las entrañas, y la tos me desgarra; pero lo entiendo todo. Es la flor que me ilimita y despega las yemas de los dedos, su aroma suave, su transparencia natural, es blanca la orquídea, como la mantis, es blanca como la arena de la luna, y en su aspereza felina me recibe sin colores falsos, autentica, me muestra, a través de sus ojos verticales un final eterno y misterioso como la química misma, me llevan hasta el mas minúsculo de los componentes, la ínfima parte, de su organismo. Ahí dentro he posado los pies, y me he mirado, primero: aterrorizado. Hoy, dos días después, con los ojos abiertos, y las manos llenas de ardor, siento picor como de hormigas, y siento la necesidad de hundirlas en la tierra, y tomarla entre mis manos, darle de comer al mundo con mi cuerpo, pudrirme en el. Que mis células muertas sean parte del suelo que pisa el árbol, que sostiene con sus brazos la atmósfera, envolvente ovoide a la par de la tierra y su forma perfecta e inimaginable. Seré eterno en el humus, en el cesped y el oxigeno, sere unicelular y desapareceré. En la mantis oruqídea renacere, con forma de flor, viva, con petalos en mis extramidades, y manos fuertes. Flor e insecto al mismo tiempo, la belleza muerta vuelta a la vida; blanca.
Texto e imagen Otaku.

5 comentarios:

la mujer llena de flores dijo...

wELCOME :)

Anónimo dijo...

los textos que escribís son lindos, como vos :)
tati

Yan dijo...

mira, te hago mi komentario...
(todabia no lo lei, pero clamuyo viste...)
ee, sisi! mui lindo todo! segui asi :P
no entiendo lo de la identidad.
k es google/blogger , k es otros? k es anonimo?
no esta la opcion
O "Yan"?
en fin... soi otra
haaahaha
korte fantasma, soi una buhgrrrl. (?¿)

la mujer con las manos llenas de flores( ya no tantas) :P dijo...

Tengo ganas de verte, el 7 no podré asistir.
Quedaste libres de armas?

un abrazo cálido hacia ti.

Anónimo dijo...

te digo que te quiero desde este ciber, que por cierto no sabía de su existencia hasta que hablé con vos a la matina.
no dormí casi nada, y vos tampoco

:)
te quieroooo
hace falta decir quién soy?